COCINA PARA MÍ

 

“…al terminar descubro una tarjeta de visita sobre la mesa, me acerco, la tomo en mis manos y leo: Elisa, comidas caseras a domicilio, seguido por un número de teléfono. Me llega la imagen de Elisa, su pelo blanco recogido en la nuca y sus amplias caderas cubiertas de ropas oscuras, y me admira e inquieta esta mujer misteriosa de zapatos abotinados que me vela en una noche tan oscura como la que ha pasado y que cocina con devoción por mí”.

*****

Lo que parece el final, es en ocasiones el comienzo. Cuando estás a punto de rendirte o saltar, un perfecto desconocido puede cambiar tu existencia haciéndola única y ansiada. Una novela llena de dudas y recelos como la vida misma, pero también de amor y esperanza.